POESÍA, MÚSICA Y TERNURA

Etimológicamente, la palabra obispo viene de “ojo”; es el que ve, el que vigila, el que se ocupa de una iglesia local. Hay miles de obispos. En este disco-libro nos vamos a ocupar de dos de ellos.

Uno ya murió, Romero, asesinado por no cerrarse los ojos y ver el sufrimiento de su gente, por vigilar y denunciar que el dolor del pueblo ya llegaba al límite de su sufrimiento. Asesinado por esos que, hipócritamente, comulgaban diariamente, dándose golpes de pecho y promoviendo vergonzosos donativos.

El otro es Casaldáliga, que vive en un palacio arzobispal, donde los gallos anuncian cada día, aún, el despertar del sol, de la vida y donde es fácil ser acogido, porque Dom Pedro se preocupa y ocupa de que la fraternidad también viva allí… No sabemos muy bien porque él se libró de una muerte violenta, porque también tenía todas las posibilidades para ello.

Luego está Domingo, un torbellino que enreda, un poeta que canta desde su terca esperanza.

Y finalmente, los comités Oscar Romero del Estado español (COR), que ante estos tres personajes, nos dejamos seducir, no sin ciertos miedos, para llevar a cabo este proyecto en el que depositamos nuestras energías, instigados amorosamente por José Manuel Mira, del COR del Murcia, un hombre bueno y apasionado por las cosas bien hechas.

Dicen que los viejos rockeros nunca mueren. Así lo creemos en los CORs y queremos que estas canciones sirvan para despertar conciencias adormiladas y para reactivar a las despiertas, mediante un sencillo homenaje a Romero desde Caladáliga.

Los CORs somos grupos de gentes heridas por el dolor de los hermanos y hermanas de ese más del 80% del mundo que malviven sometidos a los designios de siniestros habitantes de despachos que diseñan planes de opulencia ciega a costa de su dolor. Estamos heridos, pero no muertos y hoy queremos celebrar nuestra lucha al ritmo vigoroso del rock. Queremos que estos poemas musicalizados nos permitan esponjar nuestros seres, nos sirvan para elaborar danzas de agitadas esperanzas. Quisiéramos que el sudor producido por el baile se junte con el sudor del trabajo y riegue la tierra de rebeldía… porque hoy la tierra tiene sed y la queremos regar para compartir el fruto de la cosecha común.

Este disco-libro no va contra nadie, pero si contra estructuras caducas que han demostrado su no-humanidad. Este disco-libro va a favor de la SOLIDARIDAD soñada por lo mejor que tenemos dentro. Nos ha parecido bueno unir poesía, música y ternura, una “santísima trinidad” donde hemos intuido la mirada de Dios, un Dios padre, madre, hermano, compañero, amante; un Dios que se hizo humano en Jesús de Nazaret para animarnos a construir ese otro mundo posible.

Gracias hermano Pedro Casaldáliga por tu papel de sanador herido de nuestras heridas. Gracias hermano Oscar Romero, San Romero de América, por tu humildad y valentía.

Gracias hermano Domingo por tu guitarra de viejo rockero puesta al servicio de la Solidaridad.

Gracias a ti, que nos compras este libro-disco. No te olvides de difundirlo en tu entorno y ayúdanos, como puedas, a seguir caminando.

Un abrazo desde la secretaría de los CORs del Estado español.