Declaración del Centro Óscar Arnulfo Romero de Cuba sobre las afirmaciones del gobierno estadounidense relativas al personal de salud cubano

Enviado por admin el Mar, 03/09/2019 - 17:51
OAR-Cuba
Autor | Autores
Centro Óscar Arnulfo de Cuba

DECLARACION DEL  CENTRO ÓSCAR ARNULFO ROMERO (OAR) SOBRE LAS AFIRMACIONES DEL GOBIERNO ESTADOUNIDENSE DE QUE EL PERSONAL DE SALUD CUBANO ES VÍCTIMA DE LA TRATA DE PERSONAS.

El Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) identificado con que el valor fundamental para los seres humanos es la Vida, no solo en el sentido biológico, sino a la integralidad de las personas y de toda la naturaleza, rechaza las acusaciones y tergiversaciones que el gobierno de los Estados Unidos ha emitido sobre la colaboración cubana con otros países en el campo de la salud, las que ha calificado como explotación laboral y trata de personas.

Son afirmaciones totalmente mendaces cuyo fundamento es dañar el reconocimiento y gran prestigio de las diferentes misiones y programas de salud que el gobierno cubano ofrece bajo diferentes modalidades a los países que lo solicitan. En las mismas, no prima el mercado, sino la solidaridad entendida como compartir con otros tanto lo material como lo sentimental, ofreciendo ayuda a los demás y una colaboración mutua entre personas, algo imposible de entender para los que hacen apología de la salud como mercancía.

Nuestros técnicos y profesionales de la salud se enrolan voluntariamente, se les preservan sus salarios en Cuba y reciben estipendios con otras compensaciones en los países donde realizan su labor. La inmensa mayoría no cumple por dinero, sino por vocación basada en amor, que se traduce en ese valor por excelencia que se caracteriza por la cooperación recíproca que existe entre los individuos, los pueblos y países.

El personal cubano de salud son misioneras y misioneros, sienten el orgullo, junto con sus familiares y el pueblo de salvar vidas, procurando bienestar a otras personas en el mundo que necesitan de sus servicios, aun en condiciones extremadamente difíciles de acceso y de estancia.

Según los textos bíblicos, el segundo mandamiento de la ley era no tomar el nombre de Dios en vano (Ex.20, 7) y otro que reza: no mentir (Ex.20, 16). Las mentiras del presidente Trump y sus allegados en el gobierno, son más que obvias, pero aplicarlas a la colaboración médica cubana con fines bajos y criminales, es mucho más que tomar en vano el nombre del Dios de la Vida.

La Habana, 2 de septiembre de 2019. “Año 61 de la Revolución”   

Gabriel Coderch Diaz
Director
Centro Óscar Arnulfo Romero (OAR)

Etiquetas