COMUNICADO DE SICSAL ante la epidemia del COVID-19

Enviado por Secretaría SICSAL el Mié, 11/03/2020 - 20:56
Comunicado SICSAL
Autor | Autores
Consejo Sicsal

Coronavirus

1) Con motivo del próximo 40° aniversario del martirio de Mons. Romero, con mucha ilusión y entusiasmo estábamos preparando varias actividades de carácter internacional, sin embargo, como es bien sabido se está propagando la epidemia mundial del CORONAVIRUS. En ese
contexto se van dando algunos hechos que están fuera de nuestro alcance modificarlos:

  • El Gobierno de El Salvador, ha clausurado la entrada para personas provenientes de España, Italia, Francia, entre otros países, de los cuales había miembros de la Red SICSAL que se estaban preparando para venir.
  • Se van detectando casos de contagio cada vez más cerca de El Salvador: Panamá, Costa Rica, Honduras, México…
  • No sería raro que, en los próximos días, también se cierre la entrada a personas provenientes de estos países, y de otros de Suramérica en los cuales ya hay casos detectados.
  • Parece inminente la aparición de personas enfermas en El Salvador, si ello llega a suceder, no sería raro que las autoridades del país decidan prohibir también las actividades y concentraciones públicas.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó, hoy miércoles, al brote del nuevo coronavirus como una pandemia.

2) En esas condiciones, el Consejo Directivo de SICSAL ha estado sopesando los pro y los contra y ha decidido, finalmente, no sin dolor y tristeza, SUSPENDER todas las actividades previstas y organizadas por SICSAL y, por lo mismo, recomendamos no comprar boletos aéreos ni terrestres para viajar a El Salvador.

3) Las personas que ya habían comprado sus boletos, cuyos países no tengan restricciones para ingresar al país y deseen viajar, podrán hacerlo. La Secretaría en El Salvador los recibirá con gusto y les atenderá para facilitar el alojamiento, alimentación, traslados internos y participación en las actividades públicas que se realicen en el país.

4) Se suspenden, también, la “visitas solidarias” opcionales que estaban previstas para Honduras, Guatemala y Nicaragua. Si alguien a nivel personal quiere realizar todavía estas visitas, puede coordinarse directamente con las compañeros y compañeros de esos países.

5) Analizaremos la oportunidad de reconvocar en un futuro próximo; hay varias fechas posibles: beatificación del padre Rutilio Grande, de Manuel Solórzano y Nelson Lemus… Ciertamente, muchas interrogantes y reflexiones surgen en torno a esta situación mundial, no es el espacio para hacerlo, pero, invitamos a realizarlo en cada país. Esta crisis cuestiona nuestra falta de cuidado de “la Casa Común”, denuncia la comercialización de la salud, la desigualdad de acceso a servicios dignos, y medicamentos relacionados con la enfermedad; pone de manifiesto y visibiliza la precariedad de los sistemas de sanidad de nuestros países y la medicalización de la pobreza. Son temas que debemos retomar desde nuestras organizaciones.

Sin dejar de tomar todas las medidas de precaución y de salubridad, les invitamos a la oración y a la solidaridad cristiana propias del SICSAL para atender posibles casos que se den a nuestro alrededor; siempre hemos arriesgado por las víctimas. Hermanas y hermanos que dieron su vida por defender a las demás personas nos continúan inspirando.

La palabra de nuestro Santo siempre nos edifica:

Precisamente, arrancando del evangelio el mandato de Cristo, amar a los hermanos, ha hecho de este Concilio, el Concilio de la caridad, el Concilio que se acerca al hombre de hoy con su problemática tan difícil de comprender: hombre por una parte grande, que se eleva sobre sus inventos, sobre sus grandezas; pero por otra parte deprimido de sus propias desgracias, un hombre amargado de la vida, un hombre sin ilusiones. Y ¿qué sucede –dice el Papa– cuando el Concilio se encuentra con este hombre? No le da diagnósticos de muerte, no lo castiga con anatemas. Ha sido una característica de este Concilio que quiere ser el espíritu de la Iglesia de hoy. Una simpatía grande se vuelca sobre el hombre; porque descubre en el hombre a un agobiado de sus incredulidades, de sus pecados, de sus crímenes, la imagen de Dios que hay que embellecer, que hay que retornar a su primitiva grandeza. Y esto es la Iglesia actual, queridos hermanos, es la Iglesia de la simpatía, la Iglesia del diálogo, la Iglesia que se acerca al hombre en su grandeza o en su miseria. La que descubre la dignidad y le enseña al hombre que debe de respetarla en sí y en los demás. La que le dice que hay que salir de condiciones infrahumanas a condiciones más humanas, hasta las condiciones divinas de la fe, de la oración, del contacto con el Dios que ha creado a los hombres para dialogar con ellos y hacer con ellos su familia por toda la eternidad.

[Mons. Romero. La oración. 16° Domingo del Tiempo Ordinario. 17/Jul/1978. V, 13]
11 de marzo de 2020
Vísperas del 43° aniversario del martirio de Rutilio “el Grande”

Mons. Raúl Vera López (México) Rvda. Emilie Teresa Smith (Canadá)
Presidente Presidenta

CONSEJO DIRECTIVO: Vidal Rivas (Estados Unidos), Maricarmen Montes (México), Kora Martínez (Centroamérica), Julín Acosta (Caribe), Abilio Peña (Región Bolivariana), Gerardo Duré (Cono Sur), José Manuel Mira (Europa), Sean Cleary (Asia-Oceanía)

MIEMBROS HONORARIOS: Mons. Alvaro Ramazzini, Mons. Pedro Casaldáliga, Prof. Zoraida Trinidad

Abilio Peña Buendía (Colombia) y Armando Márquez Ochoa (El Salvador)
SECRETARÍA